noviembre 11, 2011

Hotel San Gabriel

Pede

Del lado de allá, él apretó el botón 'enviar'.

Del lado de acá, ella recibe la imagen y contemplándola decide ir más lejos... Pone un pie dentro del monitor; siente el viento tropical que entra por la ventana del fondo; empieza a jalar la sábana blanca; se introduce, avanza en cuclillas mientras él, cual Cristo con brazos abiertos e impresionado al verla postrada encima, suelta el teléfono y permanece inmóvil durante varios segundos.

Ninguno quitó la mirada de los ojos oscuros del otro. Ninguno dijo una palabra. Ella coloca las manos abiertas sobre el vientre desnudo de él, las desliza suavemente hasta llegar al cuello, donde su barba casi se confunde con los vellos del pecho. Sube hasta la boca, toca sus labios, se admiran. Baja las manos, besa su ombligo, cuenta sus lunares, uno, dos, tres… una pequeña constelación en el segundo plano de la foto. Él le toca el cabello, lo enreda; se levanta, vuelve a poner la mano en su cuello, siente cómo su garganta traga saliva, sube al mentón, baja y juntan sus labios, se acelera la respiración, él flexiona las rodillas, acaricia su espalda y ambos se enroscan con las piernas.

Se incorpora, lo mira de frente, respira agitado, con boca entreabierta y ojos perdidos, lo abraza como a una escultura, se acomoda entre su pecho, lo explora, con un dedo diferente va tocando un lunar diferente; un, dos, tres, los besa, bailan las manos; se rueda, suspira, deja la foto, chau monitor, adiós…

octubre 14, 2011

Vida


® Dolores Medel | Veracruz 2011

«Y mi esqueleto se va revistiendo de cortezas Me estoy haciendo árbol»

octubre 03, 2011

Tranquila

® Dolores Medel | Veracruz 2011

« Si yo te hubiera dicho no me dejes, mi propio corazón se iba a reir »

septiembre 12, 2011

agosto 30, 2011

agosto 04, 2011

Cura de espanto







Anoche me robaron un poquito de alma...
se fue entre esos ojos, esa bruma,
y la incertidumbre que paraliza, que da miedo.

agosto 01, 2011

A mí me hicieron en el monte, entre los platanales



Manuel ya estaba viviendo con Matiana cuando se encontró con Marina en los platanales. Ya tenían incluso tres hijos que habían nacido en intervalos muy cortos de tiempo.

Marina lavaba ropa en el pozo de agua, cerca de su casa. Delgada y morena, con el pelo largo, oscurísimo y ondulado; nariz recta y ojos profundos, no había podido dejar de pensar en el Manuel que ya la había hecho madre de dos niños a sus cortos veinte años. Manuel, cinco años mayor, la dejó por Matiana que era más clara de piel y con más patrimonio de ella que tenía que lavar ropa ajena para sobrevivir.

Marina levantó la canasta de ropa húmeda y se la colocó en la cabeza. Comenzó a caminar contoneándose de un lado a otro en un acto inconsciente de coquetería cuando se dio cuenta que, sentado en el cerro vecino, Manuel no le quitaba la vista de encima.

Era el mes de junio de 1950. El cause del río había cambiado por tanta lluvia. Marina, con los pies descalzos y llenos de lodo hasta los tobillos, caminaba sin parar y abriendo una brecha entre los platanales que ya seguía a paso firme Manuel.

La alcanzó al poco rato, con botas de hule, no se había manchado siquiera el pantalón. La tomó por la cintura empujándola hacia él.

-Si mi mamá te ve por aquí te agarra a palazos, hasta que te mueras…

No hizo caso de la advertencia y sin decir palabra alguna le alzó el vestido, le bajó los calzones de manta un poco salpicados de lodo y también bajó los suyos; ella hacía un esfuerzo monumental por no dejar caer la canasta de ropa húmeda que llevaba en la cabeza. Se agarraba de ella como si de eso dependiera no caerse y contenía los gemidos para no hacer ningún tipo de ruido que pudiese alertar a su madre sobre lo que estaba ocurriendo.

Cuando a los pocos meses la madre se enteró que estaba embarazada del mismo hombre que la dejó con dos hijos, le gritó que era una pendeja y le lanzó sin piedad una lata de atún abierta que le cortó el párpado derecho y bañó de sangre su limpio rostro.

Él negó siempre haber embarazado a 'la esa', como se refería a Marina y no reconoció a la bebé si no hasta verla en brazos de su hermana y preguntar:

-¿De quién es es ese bebé tan bonito?
-Es la que dices que no es tu hija...
-Cómo no, claro que es mi hija, si luego luego se ve que es igualita a mí.

La niña creció siempre odiando a ese hombre que le dijeron era su papá. Le tenía miedo. Un buen día, estando distraída, la cargó en un intento frustrado de darle un beso; la niña no dejó nunca de gritar, llorar y patalear.

Cuando lo mató su hermano, a Manuel lo pusieron en una hamaca y, en el camino a casa de Matiana, la gente del pueblo se encontró con la niña de seis años que, llena de terror, miraba sin parpadear la escena.

Una mujer la abordó y la obligó a acercarse:

-Anda niña, bésale los pies al muerto, que ese muerto es tu padre.

junio 27, 2011

Mamá Fotógrafa





® Dolores SL- Kodak Instamatic-80's

¿Y quién es tu mayor influencia en la fotografía?
...mi mamá

mayo 04, 2011

Fuji


Tú ves más allá, estás del otro lado... Allá donde quiero yo saltar...
y todavía no puedo...

febrero 04, 2011

Leonel y Manuel


Dicen que mató a su hermano una mañana de 1957. Estaban probando armas y se le fue un tiro; tenía 31 años. Desde entonces, cada día de muertos se acerca al sepulcro ya destrozado por el tiempo, le sacude el polvo y pone una flor que arrancó en el camino. Se sienta en la tumba de al lado, con un cuchillo saca punta a un pequeño palo; le platica:

-Yo no te maté, Manuel… Yo nomás me eché la culpa porque me dieron un buen fajo de billetes. Tú sabes que nos hacía falta. Pero maté al que te mató, eso sí. Le enterré en un pulmón una estaquita como esta que ahora afilo y luego me lo reventé de un plomazo. Soy el Caín para todos… Ya ni modo, no será la única muerte que ande cargando, pero sí la única de la que no soy culpable.

® 2011


enero 30, 2011

La ética del artista

"El escritor, el artista, tiene que usarlo todo. Hay que ser duro de corazón. Si eres blandengue, cobarde y conservador, se te va la vida respetando esto y respetando lo otro y nunca haces nada. No puedes ser respetuoso. Al contrario. Muy despiadado.

...Hay que se potente y energético. A cambio escribes unos cuantos libros, o haces fotos, lo que sea...

El artista debe ser irresponsable, infiel y desleal. Es el único modo que tiene de romper todas las barreras y enfrentar al lector a situaciones límite. El arte y la literatura son los únicos espacios de libertad de pensamiento que nos quedan. Los políticos lo tienen todo bajo control. Y son mucho más cínicos que nosotros. Son implacables. No se detienen.


Pedro Juan Gutiérrez, Pobre diablo